Irazamy Portillo

Edición por Soy Quien Soy

octubre 3, 2019

Deni Amor presenta:

Historias de Amor escritas por Diosas Brujas Galácticas.

En mi infancia soñaba que era una princesa: me escondía en el clóset a jugar con las muñecas de mis hermanas imaginando que era mi castillo, siempre me gustó el color rosa, jugar a las “comiditas” con los juegos de té que cada año le regalaban a Xóchitl, obvio lo teníamos que hacer a escondidas de mi mamá porque decía que eso no era para niños. 

Me enseñaron que los niños no lloran, visten de azul, y tienen que jugar fútbol. Durante años reprimí mis sueños, aunque de repente me ponía la ropa de mis hermanas y hasta los tacones de mi mamá, jugaba con los vestidos de XV años de mis hermanas, bajaba los escalones pensando que era escoltada por chambelanes tatuados con tenis blancos, y hasta bailábamos el bonito Tiempo de Vals, pero me daba cuenta que había nacido en un cuerpo diferente a mi realidad.

Entonces me volví rebelde, agresiva, borracha y loca. Un día desperté y decidí vivir el sueño que siempre soñé, vivir libre, feliz, sin importar lo que dijeran los demás: transformé mi cuerpo, usé hormonas, ensanché mis caderas y aumenté mi busto, decidí usar la ropa con la cual me sentía a gusto; mis mejores amigos se convirtieron en mi nueva familia, cambié de nombre, de sexo y hasta de religión, adorné mi cara con  maquillaje, comencé a oler a Paris Hilton, a usar vestidos, a sentirme femenina, a sentirme mujer, mujer trans.

El amor más grande lo tengo a esta mujer que veo frente al espejo, que es valiente, guerrera, loca, a la que he  visto caerse, derrumbarse, pero que se levanta cada vez más fuerte; a la que llaman puta, drogadicta, alcohólica, pero a la que yo le digo adicta empoderada, la que lucha por sus ideas, defiende lo que piensa, lucha por sus derechos y los de los suyos; la que sonríe al estar en una fiesta, disfrutando de una cerveza y un buen mezcal, la que es amante de la noche, a la que le cuesta mucho por la mañana levantarse, ¡la que que vive libre y feliz!

Me enamoré de la persona que me ha acompañado estos primeros 40 años de mi vida, de la que no se rinde, a la que no le importan los obstáculos, de la que ha hecho de la resiliencia su mejor arma y del tiempo su mejor amigo; la que no sabe a dónde va, pero sabe a dónde donde no quiere regresar.

Y entonces la princesa se convirtió en una reina. Los juegos los cambió por lucha y conquistas de sus derechos, jamás tuvo que volver a esconderse en ese clóset y logró ser la persona que siempre quiso ser. Lo que un día comenzó como un juego, hoy es el motor de su vida y logró convertir sus sueños en tres palabras: Irazamy Del Valle.

P.D: Con cariño y amor para todas las mujeres trans. Para que nunca se nos olvide de dónde venimos y sobre todo a dónde queremos llegar…

Bárbara Irazamy Portillo Vázquez, activista trans y obrera de la vida nocturna.

Puedes encontrar a Irazamy en Facebook Irazamy Saxy del Valle

Te podría interesar también…

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *